Las Tres Artes, Giuseppe Rovani

[Le tre arti]. Obra literaria de Giuseppe Rovani (1818-1874), publicada en Milán en 1874 en dos volúme­nes y propiamente titulada Las tres artes consideradas en algunos ilustres italianos contemporáneos [Le tre arti considérate in alcuni illustri Italiani contemporanei].

El autor declara que, «siguiendo la historia del pensamiento y de la progresiva civilización, es interesante observar el simultáneo camino de las Tres Artes hermanas, el arte de la palabra, la plástica y la tónica, que, al igual que las Gracias, están indisoluble­mente vinculadas entre sí»; por esto la historia de la poesía, de la pintura y de la música italianas del siglo XIX le pa­recen ofrecer el terreno adecuado para un examen de personalidades y problemas. Independientemente de la intención de es­cribir historia en el sentido más estricto de la palabra, esta obra conserva su valor como documento de una época y en par­ticular sobre autores contemporáneos. Los distintos medallones, de Manzoni a Rajberti, de Rossini a Verdi y del escultor Bartolini a Induno, están construidos con armonía y vivacidad, e incluso en aquellos que son ani­mados por la pasión y por la actitud de man- zoniano y de lombardo del autor, los juicios tienen siempre un notable interés.

Después de las alabanzas más afectuosas! para Man­zoni y un respetuoso homenaje a D’Azeglio y Grossi, se examinan las obras de otros es­critores, entre ellos Leopardi, Guerrazzi, Porta, Prati, Cantü y Giusti. Si por lo que hace referencia a los escritores más impor­tantes el juicio del crítico se dirige principal­mente a deslustrar motivos ya fijados por la nueva tradición, por lo que respecta a los menores y a los contemporáneos la nota frecuentemente polémica, apesadumbrada © pa­tética, adquiere en Rovani el carácter de un claro testimonio; así para Giambattista Baz- zoni, juzgado con no disimulada aspereza, y para Alessandro Poerio, Torti, Carrer y otros, útiles para los críticos posteriores resultan los estudios sobre otros contemporáneos (Giuseppe Pozzone, Giuseppe Zanoia, Anto­nio Zoncada, Giulio Uberti, Giuseppe Revere).

Más extensas, en la parte que se refiere a la música, las páginas sobre Ros­sini, Bellini y Verdi, y, en la parte sobre pintura y escultura, las que tratan de Hayez y Vela y otros hoy ya olvidados; a todos los observa Rovani con ánimo de crítico que a través de las varias manifestaciones estudia la formación de una civilización y de un clima espiritual. En conjunto, la obra, débil en su planteamiento crítico, es característica por sus numerosos testimo­nios y por una primera sistematización de los valores literarios, y más raramente de los relativos a la música y a las artes figu­rativas. Perjudica al conjunto precisamente el motivo originario de la síntesis histórica con un paralelismo apodíctico que frag­menta las personalidades individuales en consideraciones de tipo retórico.

C. Cordié