Estadísticas Intermedias, Giovanni Gentile, (hijo)

[Statistiche intermedie]. Se trata de estadísticas cuantitativas, intermedias entre las de Fer- mi-Dirac y la de Bose-Einstein estudiadas por Giovanni Gentile, hijo (1906-1942), con­testando al profesor G. Polvani.

Gentile se ocupó de estas estadísticas en la nota: Observaciones sobre las estadísticas inter­medias, publicada en el número de diciem­bre de 1940 del «Nuovo Cimento»; en la conferencia: Las estadísticas intermedias y las propiedades de los líquidos, publicada en los «Rendiconti» del Seminario mate­mático y Físico de Milán, 1941; y por fin en la nota: Sobre el fenómeno de la con­densación del gas de Bose-Einstein, publica­do en la «Ricerca Scientifica» de marzo 1941. El autor comenzó a estudiar las nuevas estadísticas desde un punto de vista ex­clusivamente teórico, sin otro empeño que vencer ciertas complicaciones matemáticas. Afirmaba al principio que las nuevas es­tadísticas, no debían presentar interés prác­tico; pero en seguida se convenció de que las estadísticas intermedias tienen jus­tamente un cierto campo de validez y de que, en cierto sentido, pueden considerarse como un mejoramiento de la estadís­tica de Einstein.

Gentile, que no tuvo tiempo de desenvolver ni de profundizar ulteriormente su teoría, tiene el gran mé­rito de haber comprendido que en el gas degenerado no es válida la estadística de Einstein, sino una estadística intermedia, porque el número máximo de ocupación no puede evidentemente superar al de las moléculas que constituyen el gas, y, como consecuencia, este número es finito y no infinito como supone Einstein. La obser­vación puede parecer banal, pero no se le había ocurrido al gran Einstein. Gentile ha mostrado que se puede dar una teoría ter­modinámica coherente del gas degenerado de Einstein, considerando este gas como sometido a una estadística intermedia cuyo número d es igual al número de partículas del gas. Logró de este modo iluminar con nueva luz los fenómenos extraordinarios del helio líquido II, determinando su vis­cosidad y conductibilidad calorífica. Acla­ró también, gracias a las estadísticas inter­medias, el fenómeno de la condensación del gas Bose-Einstein. Respecto a ciertas ob­servaciones que pueden hacerse sobre la teoría gentiliana del helio líquido II y, en general, para tener una idea más completa de la actividad del joven físico teórico, puede consultarse el fascículo del 1º de junio 1943 del «Nuovo Cimento».

S. Timpanaro