Epístolas de San Sidonio Apolinar

Se trata de 147 cartas que Cayo Modesto Apo­linar Sidonio (431-487), obispo de Arvema desde 470, publicó sucesivamente, divididas en nueve libros, y casi todas escritas en el período del 470 al 480.

La mayor parte de las cartas de los primeros libros, dirigidas sobre todo a un destinatario real, fueron más tarde revisadas y ampliadas para la publicación; directamente para este fin, fue­ron compuestos los últimos libros, en los que el intento literario aparece constante y evidente. Las cartas están en su mayor parte dirigidas a amigos de Sidonio (una a su mujer), y tratan de los asuntos más variados: algunas narran acontecimientos de la vida del autor y nos informan sobre sus obras, como la que cuenta su visita al emperador Mayoriano u otras que tra­tan de personajes o de sucesos del tiem­po, como la que contiene el elogio de Teodorico II o la que cuenta el proceso de Arvando; otras en fin, como la undécima del IV libro y la segunda del V sobre Ma­merto Claudiano, o la novena del primer libro que contiene una comparación entre Avieno y Basilio, tratan de asuntos lite­rarios.

Las cartas de Sidonio Apolinar con­servan todavía hoy notable importancia por constituir una magnífica fuente para el co­nocimiento de la historia, de la civilización, de la cultura del tiempo del autor. Litera­riamente, tomó como modelo a los escritores clásicos en general y particularmente a Plinio, imitando al cual dividió su episto­lario en nueve libros. Aunque a veces de­muestra cierta habilidad en la descripción de los lugares y de los caracteres, y en la narración de anécdotas, su forma es por lo común excesivamente pomposa y retórica, con abundancia de adjetivos. Los nuevos vocablos y la nueva manera de construir, que indican la entonces rápida evolución de la lengua latina, son en las Epístolas mu­cho más frecuentes que en los Poemas (v.) del mismo autor.

E. Pasini