Epistolario de Vittoria Colonna

[Carteggio]. Notabilísima importancia para la historia de la sociedad del siglo XVI tiene el Epistolario de Vittoria Colonna, marquesa de Pescara (1490-1547). Viviendo aún la famosa poetisa y dama del Renacimiento, algunas de sus cartas fueron impresas, en dos colecciones de epístolas de ilustres per­sonajes de la época, en Venecia, en los años 1542 y 1545. Poco tiempo después de su muerte, el Aretino divulgaba otras tres cartas dirigidas a él (1551) y otra aparecía en una recopilación de distintas cartas diri­gidas a Bembo (1560).

Sin embargo, sólo en los últimos veinte años del siglo XIX, en una recopilación verdaderamente notable, pudo ser mejor conocido el importante epis­tolario, por lo demás abandonado o disperso en el transcurso de los siglos- Exen­tas de adornos estilísticos y de maneras literarias, las cartas de la poetisa adquie­ren, por las relaciones con reformadores y pensadores, el valor de un documento vivo de la espiritualidad de la época. Los mismos destinatarios (de Miguel Ángel a Carlos V, de los cardenales Giberti, Pole y Contarini, a Bembo, a Vergerio, a Bernardo Tasso) indican la variada naturaleza de la insigne dama, profundamente interesada en la bús­queda de una perfección ideal en las letras, en el pensamiento, en la religión y en las relaciones sociales.

En sus palabras se tras­luce una profunda tendencia hacia el bien y a su lenta pero segura realización en la tierra; a la curiosidad inteligente por los problemas más arduos de la filosofía se une la consideración de la fragilidad humana, la sumisión humilde y devota de la mente a las palabras de la Providencia. El Episto­lario es también una fuente de primer or­den para conocer la vida espiritual de la época de la Reforma italiana y del dominio de Carlos V, y refleja de una forma inme­diata, y no viciada por elegancias literarias, los problemas de un siglo de graves trabajos.

C. Cordié