Ensayo sobre el Despotismo, Gabriel-Honoré Riqueti de Mirabeau

[Essai sur le despotisme]. Es una obra juvenil de Mirabeau, redactada rápidamente —según con­fiesa— «sin plan, sin orden, más como una profesión de fe del ciudadano que como obra literaria», un paréntesis de meditación entre las tempestuosas aventuras del autor de las Cartas a Sofía (v.). Fue publicada en Neuchátel en 1775. Después de exponer, siguiendo las huellas de Rousseau, una concepción de la naturaleza humana que, basándose en el respeto a la primitiva bondad, ve aumentada su sana eficiencia con el progreso de una sociedad de órde­nes libres, el futuro propugnador de la mo­narquía constitucional en la Asamblea Na­cional del año 89, indica en dicha naturaleza humana, entre las pasiones más difundidas, el ansia de dominio; de ella surge la hidra del despotismo, que toda sociedad ilumina­da por sanos principios ha de aplastar al nacer, educando a los hombres en el res­peto recíproco y el desprecio a la servi­dumbre. Con sencilla argumentación, ani­mada por acentos de cálida pasión, se dibuja el concepto de libertad sobre la base to­davía «ilustrada» de los derechos naturales.

Pero el contraste ideal entre libertad y despotismo, agudizado por la realidad dolorosa del Estado francés, repite los moti­vos clásicos del anti cesarismo de Tácito y se resuelve en el énfasis oratorio propio de la época, donde se halla ya el nervio del futuro tribuno. Es notable y fecunda, en cambio, siguiendo las normas de Montesquieu, la resplandeciente concepción de un orden libre y consciente, igualmente libre de la sumisión y de la anarquía, donde la institución monárquica, sin ser instrumento de opresión, sino garantía de justicia, com­parte con los representantes de la nación los cuidados del gobierno. Éste es, en ger­men, todo el programa político de Mira­beau, su grande y desesperada batalla.

L. Rodelli

Un espíritu a lo Montesquieu… que se envolvía en una elocuencia a lo Rousseau. (Lanson)