Ensayo Histórico-Apologético de la Literatura Española Contra las Opiniones Preocupadas de Algunos Escritores Modernos Italianos, Xavier de Liampillas (o Lampillas)

Obra polémica del jesuita cata­lán expulso. Primero se publicó en italiano con el título de Saggio histórico apologético delia letteratura spagnuola contra le pregiudicate opinioni di alcuni moderni scrittori italiani, seis volúmenes, en Génova, entre 1778 y 1781. La obra impug­na la posición de cierto sector de la crítica italiana (Tiraboschi, Bettinelli), según la cual la decadencia y corrupción de las le­tras italianas —por lo menos en diversos de sus momentos — eran debidas a influen­cias de la literatura española. La polémica se prolongó con sendos artículos de Tira­boschi y Bettinelli, que fueron recogidos, junto con las respuestas de Liampillas, en un nuevo volumen con el título de Lettere di Sig. abatí Tiraboschi et Bettinelli con le risposté del Sig. ab. Liampillas, in tomo al Saggio storico-apologético delia lettera­tura spagnuola del medesimo, da servire di continuazione del medesimo Saggio, pu­blicado en Roma en 1781. La obra fue tra­ducida al castellano por doña Josefa Amar y Borbón y publicada en siete volúmenes, en Zaragoza, entre 1782 y 1789. El Ensayo histórico apologético consta de dos partes.

En la primera, se trata de la literatura anti­gua. Se introduce ¡en ella tratando del ori­gen de las censuras de los extranjeros, en especial de los italianos, contra las letras españolas. Señala que no sólo los españoles no fueron los agentes de la decadencia de la literatura latina, sino que, junto con el pue­blo griego, fueron los que un mayor cau­dal aportaron a la cultura romana. Estudia la obra de Lucano, los Sénecas, Marcial, Quintiliano, San Dámaso, etc., que pone en relación con las de los mejores escrito­res latinos. Concluye esta primera parte tratando del dilema y la disposición de los españoles para todo género de ciencia y arte. En la segunda parte, Llampillas tra­ta de la literatura moderna. Advierte que el gusto dieciochesco es la causa de muchos desvíos de apreciación. Por ejemplo, des­taca certeramente la limitación que entra­ñaban las famosas reglas de las tres unida­des. Examina, después, algunas cuestiones de historia literaria acerca del posible in­flujo de la literatura italiana en la espa­ñola y los «progresos» que en ciencias y artes realizaron los españoles. Es importan­te su valoración del teatro del Siglo de Oro, que representaba «una nueva época… superior a todas las antecedentes desde la restauración de las letras».

J. Molas