Elementos de Psicofísica, Gustav Theodor Fechner

[Elemen­te der Psychophysik]. Es la obra más conocida— publicada en Leipzig, en 1860 — del filósofo alemán. Según su concepción meta­física de una animación universal de los seres y del mundo, desarrollada en sus trabajos anteriores (v. Nanna y Avesta), el universo material y el espiritual no son más que dos aspectos de una misma reali­dad, al igual que el lado cóncavo y el con­vexo de un mismo círculo. Transportando este monismo del campo cosmológico al antropológico, Fechner busca la formula­ción de la ley que determina el parale­lismo psicofísico y cree, a través de una serie de experimentos, poderla expresar en la que llamó ley de Weber: el aumento de una sensación no es proporcional al aumen­to del estímulo físico sino a la relación existente entre el aumento del estímulo y el estímulo total anteriormente existente.

Con la determinación de esta ley y la de los experimentos referentes a la misma se inician las investigaciones de la psicología experimental. De todos modos es cierto que ni el paralelismo psicofísico es hoy una hi­pótesis fácilmente aceptable ni la ley de Weber aparece como determinante de una relación entre lo físico y lo psíquico — an­tes bien, y dentro de ciertos límites que no consienten la formulación general ma­temática, entre lo físico y lo* fisiológico —. Pero, expresado con palabras de Wundt, «la psicofísica… fue la primera conquista en un campo, cuya sucesiva extensión ya no podía ofrecer serias dificultades, des­pués de haberse ya dado el primer paso». Si la psicología experimental que de ella deriva ha reducido hoy día una gran parte de sus pretensiones especulativas, ha ex­tendido, sin embargo, su horizonte de ob­servación y ha hecho posibles interesantes experiencias que, al mismo tiempo que va­len teoréticamente para destruir la validez de muchos conceptos que la psicología em­pírica o metafísica asumía dogmáticamente de la tradición, y para revelar unas más complejas estructuras de experiencia, son el fundamento de la nueva psicotécnica, cuyo valor, dentro de ciertos límites, no se puede negar.

A. Banfi