El Examinador Cristiano, William Ellery Channing

[The Christian Examiner]. Con este título se recogen algunos escritos publicados en 1826 por William Ellery Channing (1780-1842), teólogo y reformador americano. Su impor­tancia está relacionada con el movimiento religioso llamado «unitarianismo», que, apa­recido en Europa, se desarrolló en la segun­da mitad del siglo XVIII en América, don­de, tras larga controversia, logró afirmarse, precisamente por obra de Channing.

Sus principios religiosos, en parte derivados de la Racionalidad del Cristianismo (v.) de Locke, son fundamentalmente los mismos de la Reforma: la revelación y la razón, le han sido dadas al hombre para dirigir su propia conducta y están siempre, nece­sariamente, de acuerdo. Cuando la Escritu­ra y la razón parecen contradecirse, el texto sagrado debe interpretarse prudentemente conforme a la naturaleza y la razón: lo mis­terioso y lo sobrenatural no pueden ser caracteres de la Escritura, tampoco, natu­ralmente, de la religión. Estas premisas con­vierten a Channing en un racionalista cris­tiano, opuesto a la autoridad de la Iglesia y de la tradición, pero no en filósofo «deísta»; por el contrario, conserva una profunda veneración por la Escritura, con­vencido de los límites de la razón humana a la que escapan las cuestiones supremas sobre la inmortalidad del hombre y el des­tino humano.

En un escrito incluido en la colección, titulado «Pruebas del Cristianis­mo» y dirigido a los fieles de todas las co­muniones religiosas» Channing resume con diligente precisión, las pruebas naturales de la religión y los argumentos que la ra­zón no puede rechazar sin negarse a sí mis­ma. Tales pruebas están en gran parte contenidas en el Nuevo Testamento.

D. Zeboni