El Continente, Abü Bakr Muhammad ibn Zakariyya al- Razi

[Al háwl]. Obra de Abü Bakr Muhammad ibn Zakariyya al- Razi, conocido comúnmente por Razi (865?- 932?), publicada en 1436, en Brescia, en su versión latina, obra del judío Ferregut de Girgenti (1279). Es una monumental en­ciclopedia de la terapia médicoquirúrgica del mundo islámico desde sus comienzos hasta los albores del siglo X. La obra, que comprende un número variable de libros según la edición de que se trate, por la confusa distribución de la materia, no cons­tituye un tratado normal, ordenado según un plan sistemático, sino que es un con­junto de observaciones, notables desde el punto de vista práctico, que probablemente no estaban destinadas a la publicación, a] menos en el estado en que nos han llegado. Además del descuido del estilo, tan dife­rente de la elegancia con que está com­puesto el Libro medicinal de Almanzor, del mismo autor, las citas que los escritores posteriores hacen de Razi, suscitaron du­das en los críticos modernos sobre la au­tenticidad de la obra. Aun admitiendo que el Continente haya llegado a nosotros en elaboraciones posteriores, con alteraciones y añadiduras, en él puede distinguirse un núcleo fundamental, debido a un científico de genio, y este núcleo se atribuye a Ra­zi.

La obra se divide en dos partes: la primera trata de las afecciones particula­res de cada órgano, partiendo de la cabeza, hasta llegar a los miembros inferiores; la segunda comprende las enfermedades que se manifiestan sea en una región sea en otra, y las que interesan a todo el orga­nismo. Los argumentos tratados más difu­samente son los relacionados con la pato­logía general y especial, con la fisiología, la cirugía y la terapéutica. Las enfermeda­des se describen sin ningún orden ni cla­sificación, en relación con su curso, con su sintomatología, sin ni siquiera esbozar el cuadro de las alteraciones anatomopatológicas; viene luego la terapia, que concede gran importancia a la dietética. Entre los libros más interesantes, señalemos los de las alteraciones del pecho, de los intes­tinos, del corazón, del aparato génitourinario y de las articulaciones. Razi se extien­de mucho al tratar de los fármacos, cuyas propiedades médicas y aplicaciones indica; algunos de ellos fueron introducidos en la medicina por el propio Razi, como el al­mizcle y el alcanfor; menciona por primera vez la piedra bezoar, considerada como el contraveneno por excelencia. Describe nu­merosos procesos morbosos quirúrgicos, por ejemplo, los cálculos renales y de la vejiga, la hidrocele, la hernia, la triquinosis, el prolapso del útero; su cirugía procede de la griega, pero contiene algunas nociones nuevas, como la técnica de la traqueotomía y la operación de la fístula lacrimal.

El Continente, conocido también con el tí­tulo de Elhavi, rico en citas eruditas y en observaciones originales, tiene gran impor­tancia desde el punto de vista histórico por la vasta casuística que recoge y por los nu­merosos autores citados, especialmente ára­bes, indios, sirios, además de griegos y la­tinos, entre los cuales ocupan el primer lu­gar Galeno e Hipócrates, cuyo influjo en la obra es evidente. Sin embargo, la pato­logía de Razi es galénica; hipocráticas son la dietética y la climatología. Archivo mé­dico inagotable, que los autores posteriores han explotado largamente, el Continente, a pesar de su imperfecto estado, gozó de gran estima entre los orientales e incluso entre los latinos, que lo estudiaron hasta los co­mienzos del Renacimiento.

G. Rignani