Discursos sobre la prensa, Pierre-Paul Royer-Collard

[Discours sur la presse], Entre los numerosos discursos pronunciados bajo la Restaura­ción por el estadista y publicista francés, es notable la colección dedicada a los proble­mas de la prensa, explicando los derechos del liberalismo hacia la monarquía legitimista de los Borbones. La forman varios tratados: Sobre el proyecto de ley relati­vo a los diarios [Sur le projet de loi relatif a.ux journaux], de 1817; Sobre el proyecto de ley relativa a la publicación de los dia­rios y escrits periódicos [Sur le projet de loi relatif á la publication des journaux et écrits periodiques], de 1820; Sobre la ley re­lativa a la represión de los delitos de im­prenta [Sur la loi relative a la repression des delits de presse], de 1822, seguido de otros discursos sobre el mismo asunto en 1828 y (bajo el régimen de los Orleáns) en 1835.

El apelativo de doctrinario dado a Royer-Collard está justificado por la lógica apremiante de estos discursos; sentado el principio de la monarquía legítima y de la necesidad de hallar una ley sobre la que se apoye todo el edificio social, sienta la necesidad de una prensa libre que exprese las necesidades, poniéndolas en directa co­laboración con la obra que es llevada a cabo por el gobierno. Por eso, tipógrafos y perio­distas no pueden ser procesados por delitos inexistentes y contrarios a las mejores con­quistas de la sociedad moderna; han de considerarse estos problemas con amplitud de criterio, para que la lucha política o la diatriba moral puedan elevarse a regiones más puras.

La prensa, índice de las nuevas conquistas de la democracia, es para Royer- Collard uno de los elementos que limitan y que dirigen la soberanía de la monar­quía y que, a la vez, justifican su existen­cia, en el juego de las luchas políticas. De tal manera fiel al principio de la mejor tra­dición francesa (suscitada en el Espíritu de las leyes, v. de Montesquieu), el autor hace sentir la necesidad de controlar la centralización administrativa con la balan­za de los poderes; la libertad de prensa contribuye a esta necesidad, del mismo modo que da testimonio la nueva realidad del liberalismo europeo. El estilo, tranqui­lo, amplio y de límpida armonía, hizo bien pronto famosos a estos escritos, después del triunfo parlamentario. El más robusto y logrado de todos se considera hoy al Discurso a propósito de la ley sobre la prensa [Discours a propos de la loi sur la presse] de 1820. La clara concepción de la doctrina se convierte aquí, en tersa com­posición literaria.

C. Cordié