Discurso sobre el texto del poema de Dante, Ugo Foscolo

[Discorso sul testo del poema di Dante ¡. Ensayo crítico filológico impreso en Londres en 1825, como introducción a una edición de la Divina Comedia que el poeta se proponía dirigir, y reeditado, con los escasos apuntes conservados de aquel tra­bajo foscoliano, en 1842 bajo la dirección de Giuseppe Mazzini. Es el trabajo más amplio y de mayor envergadura de Ugo Fos­colo como crítico y constituye la justi­ficación filológica de los criterios seguidos por él en la edición y, al mismo tiempo, una explicación de la naturaleza y de los fines del poema dantesco, pero el estu­dio resulta intrincado y confuso debido a las continuas digresiones y a causa de una tensión estilística que no sabe dominar.

Fscolo pretende demostrar que Dante no publicó la Comedia, ni siquiera una parte de ella, ni podía, dadas las circunstancias, pensar en hacerlo así, puesto que, al componerla. había intentado una obra más que poética, realizando una verdadera misión de Reformador de la Iglesia, hacia la que se sentía atraído y por la cual se hizo con­sagrar por San Pedro en su «Paraíso». De este modo Foscolo parece adelantarse a las interpretaciones de Rossetti, de Pascoli y de Vaili, que han querido determinar las ideas directrices del pretendido apostolado dantesco, aunque él no trate de buscar, como estos intérpretes más recientes, más allá de la letra y con frecuencia contra la letra, un sistema recóndito de ideas simbólicamente presentadas. El valor del Discurso no estriba en su tesis, discutible, sino en los argumentos que la deberían sos­tener y que encierran un valor en sí, resolviéndose en una explicación del carác­ter de Dante y de la religión como elemento dominante de su personalidad.

Y no obs­tante el desorden que domina toda la obra, quedan como destacadas páginas de crítica dantesca otras muchas, cuyo asunto no se halla estrictamente ligado a la tesis fun­damental del Discurso, como son las que tratan del genio y de la poesía primitiva, de Dante y Homero, de Dante como prota­gonista de su poema, y de los episodios de Farinata y de Francesca da Rimini. En estas páginas y en todo el Discurso, el re­torno a Dante, que se había manifestado en la literatura italiana hacia fines del si­glo XVIII y a principios del siguiente, in­tenta, por así decir, traducirse en términos críticos e inspirar Una nueva historiogra­fía y una nueva filología. La tentativa no se logró por completo, pero el haberla ini­ciado y haber puesto a contribución tanto ingenio y tal cantidad de erudición repre­senta un gran mérito de Foscolo, quien, desterrado, sintió e hizo sentir como pocos toda la magnanimidad del gran florentino y los acentos heroicos tanto como los deli­cados de su poesía.

M. Fubini