Del Concepto del Derecho Natural y del Derecho Positivo, Francesco Filomusi-Guelfi

[Del concetto del diritto naturale e del diritto posi­tivo]. Título de la introducción al curso de filosofía del Derecho profesado por Francesco Filomusi-Guelfi (1842-1922), en la Real Universidad de Roma, en 1873, y publica­da en 1874. Partiendo de la premisa de que el problema jurídico no es de naturaleza metafísica y trascendental, el autor observa que la realidad de esta exigencia se ha ma­nifestado, desde la antigüedad, en la contra­posición entre derecho natural y derecho po­sitivo. Después de haber trazado a grandes rasgos el desarrollo de las doctrinas con objeto de contrastar estos dos términos, el autor concluye que la enseñanza de la his­toria «lleva a reconocer la necesidad de un principio genético, que explique, no ya la deducción lógica del derecho, sino su real construcción en las formas del derecho po­sitivo». Este principio es el «movimiento»; principio común a la idea y a la realidad. El «movimiento ideal» crea las categorías jurídicas; el «movimiento real» crea los da­tos de hecho concretos.

La síntesis está en un «movimiento que es la verdad de uno y otro, como idea que crea la realidad y en ella se mueve». El sujeto de esta dinámica es el pueblo, organismo al mismo tiempo ético y natural, el cual es creador efectivo del derecho, según lo que decían los roma­nos: «quod quisque populus sibi jus constituit». En él se efectúa la síntesis suprema en fuerza de la cual «la idea jurídica que se torna subjetiva en el pueblo, y que en él se desarrolla y se forma, es derecho posi­tivo». Este estudio es una de las primeras y más valientes tentativas en el pensamiento jurídico italiano, de entender el derecho de modo idealista: la finísima sensibilidad ju­rídica del autor había advertido la nece­sidad de conciliar en visión unitaria el con­cepto ideal y el concepto positivo del De­recho. La solución ofrecida por el autor parece, a decir verdad, algo simple y rudi­mentaria, porque no se explica cómo se puede formar una unidad entre un movi­miento natural (mecánico), y un movimiento ideal (libre, creador). Pero este problema no deja, por ello, de existir, a pesar de cier­tas teorías modernas que, para desembarazarse cómodamente de él, rechazan un tér­mino suyo (el derecho ideal), proclamando la única realidad del derecho positivo; y es gran mérito de Filomusi-Guelfi el haberlo establecido en términos de apremiante ne­cesidad.

A. Repací