Conquiliología Fósil Subapenina, Giambattista Brocchi

Obra en dos volúmenes de Giambattista Brocchi (1772-1826), publicada en Milán en 1814. Reanudando sus estudios sobre la geo­logía y la paleontología del «terreno subapenino» (ahora llamado plioceno), el au­tor se propone restaurar la historia de la superficie terrestre, partiendo del examen de los fósiles descubiertos en ella. Este tra­bajo se inicia con una reseña histórica de la conquiliología de comienzos del siglo XIX. Sigue a continuación el tratado de la constitución geológica de las regiones apeninas adyacentes, con una cuidadosa enu­meración de los fósiles descubiertos en los terrenos margosos y arenosos. Brocchi hace notar que estos fósiles deben atribuirse a épocas relativamente recientes y de esto deduce también un origen bastante recien­te de los continentes que habitamos y de la aparición del hombre.

Brocchi utiliza en el estudio de los fósiles un método muy común ahora, pero nuevo en aquel tiempo, y lleno de interés: la comparación y apro­ximación entre las formas fósiles y las for­mas vivas, y reconoce que los fósiles ha­llados en las colinas subapeninas corres­ponden a animales marinos que viven en nuestros mares o en los de otras latitudes. Basándose en estos resultados, Brocchi pro­pone una nueva solución al problema de la formación de los continentes: a diferen­cia de Cuvier, el autor opina que la tierra en épocas remotísimas estuvo recubierta de un océano universal, del cual han emer­gido sucesivamente las tierras por un pro­gresivo descenso del nivel de las aguas, acompañado de la sucesiva aparición de los animales y el hombre. Con su Conqui­liología fósil, Brocchi contribuyó notable­mente al progreso de la geología y la pa­leontología en Italia. Esta obra, de la que se conoce una reimpresión de 1843, de la que se encargó G. Silvestri, está dotada de un atlas de ilustraciones.

C. Torriani