Bharatíya – Nátyasastra

[Tratado de dramaturgia de Bharata]. Antigua obra india sobre la dramaturgia y el arte poé­tico, que, según parece, no nos ha llegado en su forma genuina y originaria. La ma­teria expuesta en ella no se presenta, en efecto, metódicamente ordenada, y hace pensar en la fusión o, mejor, en la sensa­ción de varios textos diversos, más que en un tratado unitario compuesto por un solo autor. De todas maneras Bharata, el presun­to autor tradicional de este tratado, es per­sonaje absolutamente legendario al cual los hindúes atribuyen la invención del género dramático, mientras que nuestro Bhdratlya- natyasastra, en su forma originaria, remonta probablemente al siglo II d. de C. La obra, escrita en verso, se divide en treinta capí­tulos, los primeros de los cuales están de­dicados a la construcción del teatro. Siguen las instrucciones sobre la danza y la mí­mica, las explicaciones acerca de las di­versas situaciones espirituales que pueden ser representadas en el drama y los senti­mientos correspondientes que suscitan en los espectadores. Después trata de los versos, de los ornamentos retóricos, de las lenguas y dialectos que deben usarse en el drama; de los diez géneros de composiciones dra­máticas; del vestuario de los actores; de los tipos de héroes y heroínas en el drama; del adiestramiento de los actores; de las cir­cunstancias para las representaciones tea­trales; de los espectadores y de la mímica y del canto. Este texto, precioso por la riqueza de los temas tratados, que versan sobre particularidades interesantísimas del arte dramático, del aparato teatral y de la poesía dramática, nos ha sido trasmitido en una redacción algo corrompida y llena de lagunas, lo cual, en algunos lugares, hace difícil, o por lo menos dudosa, su inter­pretación. Son interesantes las relaciones del Bharatlya-natyasastra con los textos de pin­tura y estatuaria hindúes al tratar de las diversas actitudes y movimientos del cuer­po humano y de las expresiones que aque­llas actitudes y movimientos se proponen conseguir.

M. Vallauri