Apologías de Rufino

[Apologiae]. Es­critos de Tirannio Rufino (3509-410) de Concordia, junto a Aquileya, cuyo verdade­ro título es, para la primera: Apología que el sacerdote Rufino envió para su defensa al obispo de Roma Anastasio [Apología quam pro se misit Rufinus presbyter ad Anastasium Romae urbis episcopum] y para la segunda: Apología contra Jerónimo, en dos libros [Apologiae in Hieronymum libri dúo]. Ambos escritos fueron provocados por las acusaciones lanzadas contra sus traduc­ciones, del griego de Orígenes, el cual por ser hereje, jamás hubiera debido ser tradu­cido al latín, pero Rufino se defiende dirigiéndose al papa Anastasio (399-401) para que éste sepa que, a pesar de su traducción de Orígenes, no ha abandonado nunca la manera de pensar ortodoxa en las solucio­nes de los problemas fundamentales de la religión cristiana: ha traducido a Orígenes, no porque tuviese simpatía hacia este escritor, sino porque un amigo le había ro­gado que lo tradujese. Más violento es el tono de los dos libros contra Jerónimo; en el primero se defiende poco más o menos como ante el Papa, mientras que en el se­gundo, dirigiéndose también a Aproniano, amigo común de Rufino y de Jerónimo, suscita una amplia crítica contra la obra de este último, usando como arma de acu­sación frases del propio Jerónimo especialmente criticables. La actividad apologética de Rufino, obligado a defender sus versio­nes, revela inesperadamente una pluma de violento polemista.

F. Della Corte