Antídoto contra las Soledades, Juan de Jáuregui

Opúsculo polémico del pintor y poeta sevi­llano Juan de Jáuregui (1583-1641) escrito en Madrid hacia 1616, cuyo título completo es: Antídoto contra las Soledades aplicado a su autor para defenderle de sí mismo. Aunque no llegó a ver la luz en letra im­presa y sólo fue publicado modernamente por José Jordán de Urríes en su Biografía y estudio crítico de Jáuregui (Madrid, 1899), tuvo en su época una amplia difusión ma­nuscrita y señala un hito decisivo en las ideas estéticas del Barroco español, no sólo porque inicia la guerra literaria contra Góngora, que dará origen a las dos sectas irreconciliables de culteranos y conceptis­tas, sino porque establece la ruptura deci­siva con la doctrina propugnada por Carri­llo en favor de una lengua poética elevada y culta. Sus ideas estéticas, sin embargo, son las mismas que con mayor rigor y am­plitud desarrollará Jáuregui en el Discurso poético. El pintor y poeta sevillano censu­ra en las Soledades de Góngora:

a) El uso de la transposición y del hipérbaton,

b) La inarmónica mezcla de lo sublime y lo vul­gar.

c) El uso de cultismos y de neologis­mos.

d) La dificultad y hermetismo de los versos,

e) La prolijidad y afectación,

f) La sintaxis latinizante y laberíntica.

Todo ello, sin embargo, no aparece estructurado con exigencia y rigor, sino que es fruto de un análisis despiadado e implacable del ge­nial poema gongorino, cuyos versos desme­nuza el autor con evidente agudeza e in­genio poniendo de relieve con incansable malignidad toda clase de errores y defec­tos. Como es fácil comprender la obra tiene una exclusiva intención polémica y pese a la hiriente agudeza de la sátira resulta afeada por la petulante soberbia del autor, que demuestra claramente no haber com­prendido la renovación estética de Góngo­ra, y por el tono de impertinente condes­cendencia con que intenta ridiculizar los mejores versos y estrofas del poema en un imprudente alarde de ironía y de inge­niosidad que resulta no sólo gratuito sino injusto.

A. Vilanova