Teoremas, Johannes Duns Scot

[Theoremata]. Colección de máximas y de principios generales, usados en las ciencias especulativas, del filósofo y teólogo escolástico Johannes Duns Scot (1266-1308), cuya autenticidad es negada o puesta en duda por algunos escotistas y eru­ditos, el más reciente de los cuales es Giuseppe Saitta.

Comprende veintitrés capítu­los, conteniendo, los siete primeros, sólo una o dos máximas, y los restantes hasta veinte y treinta. Casi todas son de conte­nido puramente filosófico: el entendimiento; su objeto y término; las causas y efectos; la perfección y lo perfecto; lo simple y lo compuesto. Su exposición es sencilla, uni­forme, concisa y siempre clara. Scot se muestra bastante severo en cuanto al valor de las demostraciones racionales. Mientras San Alberto Magno seguido de Santo Tomás admite dos especies de demostraciones: una «ex prioribus», que partiendo de los prin­cipios llega a las consecuencias, de la causa al efecto; y la otra «ex posterioribus», que recorre el camino inverso, Scot admite como legítima solamente la primera forma del procedimiento: «nulla demonstratio ab effectu ad causam est demonstratio simpliciter».

De ahí que las demostraciones que hace Santo Tomás de la existencia de Dios partiendo de los efectos (por ejemplo del movimiento, para llegar al primer motor inmóvil) tengan sólo valor de comproba­ción, supuesta la demostración por la fe, pero no un valor absoluto e independiente. Así los atributos de Dios: omnipotencia, omnipresencia, providencia, etc., no son de­mostrables racionalmente por sus efectos, sino que sólo son «credibilia» (creíbles), garantizados únicamente por la fe. Tampoco «la inmortalidad personal puede ser rigurosamente demostrada por la razón, sino sólo hecha creíble» por la fe. En modo al­guno puede darse una demostración rigu­rosa, científica, de «que Dios sea vida, inte­ligencia, voluntad», lo que no impide que en otro lugar, sirviéndose del proceso «a posteriori», demuestre Scot que en Dios hay inteligencia y voluntad. Estas aparen­tes discrepancias de la doctrina de los Teoremas con el pensamiento filosoficoteológico de Scot en sus otras obras, in­consecuencias por lo demás raras en su inmensa producción, son, precisamente, de las que se valen los impugnadores de su autenticidad.

G. Pioli

Duns Scot, el más sutil pensador indepen­diente de la Edad Media. (Windelband)