San Pedro y el Campesino, Hans Sachs

[Sant Peter mit dem hern und faulen pawren Knecht]. Fábula en verso del zapatero-poeta Hans Sachs (1494-1576), célebre maestro cantor de Nuremberg. Semeja una variación del adagio «Dios los cría y ellos se juntan».

San Pedro va con el Señor, y ante la in­seguridad de qué camino deben tomar, pi­den consejo a un muchachote campesino que se halla bajo un peral descansando perezosamente. Éste señala con una pierna hacia una casa; luego, se vuelve de espaldas y se duerme. Llegados a la casa indi­cada, encuentran a una mujer que está tra­bajando, quien los acoge cortésmente y les advierte que han equivocado el camino, por lo que los acompaña para mejor encaminarles. San Pedro, conmovido, pide al Señor que a una mujer tan amable le des­tine Él un óptimo marido. Y el Señor, casi asintiendo, dice que se casará con aquel vago que duerme bajo el peral. San Pedro fe escandaliza. Mas el Señor le advierte que solamente dé este modo se salvarán los dos, de otra manera el mozo acabaría en la horca y la mujer se enorgullecería tanto de sus virtudes que incurriría en pecado. Así, unidos ambos, podrán salvarse. La mo­ral es un poco imprevista — y muchos, se­guramente, estarían de acuerdo con San Pedro —, pero se explica, no tanto pensan­do en el viejo adagio como recordando los tiempos y la creencia del autor.

También en este caso, espiritualmente coloreado, vuelve el principio religioso de la omnipo­tencia divina, en virtud del cual todo lo que acontece está dirigido a un buen fin, por encima de las objeciones humanas, ex­presada^ una vez más en la característica y siempre lograda figura del apóstol San Pedro.

R. Paoli