Recitativo y Dúo entre el Alma y Jesucristo, San Alfonso María de Ligorio

[Recitativo e duetto fra Vanima e Gesù Cristo]. Composición musical para dos voces, violín obligado y bajo con­tinuo, de San Alfonso María de Ligorio (1696-1787), el docto obispo napolitano que con los estudios teológicos y la poesía culti­vó también la música, de la cual se sirvió en su obra de apostolado entre el pueblo.

La tradición le atribuye muchas canciones es­pirituales, de ^ las que no se ha podido confirmar históricamente su paternidad. La atribución del Recitativo y dúo, en cambio, es legítima. La obra muestra bien patentes los caracteres de la escuela napolitana y podría sin dificultad aceptarse como con­cebida por un Latilla, Pergolesi o Rinaldo de Capua. El texto literario — que es del mismo autor — tiene un tono ligeramente arcádico, aunque reanimado por un cordial fervor poético. El alma, meditando sobre el drama de la Pasión, apostrofa a Pilatos como «juez injusto e inicuo», y luego, elevándose hasta la contemplación divina, man­tiene con Jesús un místico diálogo lleno de dulzura y de amor. En el largo «recitativo», el declamado musical ofrece vigorosos acen­tos y motivos melódicos de gran plasticidad y expresividad.

El violín, que no se li­mita aquí a simples notas de relleno, inter­viene y concurre a veces en la interpreta­ción lírica del texto. El «dúo» alterna o reúne las voces y el violín en el canto de una melodía — de sabor típicamente pergolesiano —, lenta de movimiento, si bien formada con predominio de breves valores rítmicos. La forma es la tradicional, basada en el esquema A-B-A (dos partes, con re­petición de la primera), y aparece desnuda de cualquier ornamento o amplificación. Una simplicidad áurea domina en el sentimiento animador y en la construcción de esta obra, que merece señalarse entre los más puros y espirituales ejemplos de música religiosa de la escuela napolitana del siglo XVIII.

M. Bruni