Los Deberes de los Ministros de Dios, San Ambrosio

[De officiis ministrorum]. Obra en tres libros de San Ambrosio (330?-397), pu­blicada después del año 386, perteneciente al grupo de los escritos ascetícomorales. En este tratado el obispo fija en líneas precisas el deber de los «clérigos» desde el punto de vista moral, explicando al lector y a los catecúmenos la práctica de la moral cris­tiana. Las máximas se inspiran en los sa­grados textos, pero su desarrollo y apli­cación en la vida responden a la profunda visión del mundo moral de Ambrosio, co­nocedor íntimo de las crisis espirituales de su pueblo. La obra, que no es un simple centón de homilías, sino el resultado de profunda meditación, recuerda, incluso en el título, el famoso tratado ciceroniano De los deberes (v.), al que en cierto sentido parece oponerse, por más que la influencia de Cicerón y del estoicismo ciceroniano sea en ella, a juicio de los críticos, consi­derable y en proporción bastante eficaz. El primer libro fue particularmente leído en todas las épocas y durante toda la Edad Media por el tono universal de su exposi­ción, de una gran belleza de dicción y de un estilo lleno de colorida fantasía; la ge­nialidad de una retórica digna y el calor de la pasión dan un sello particular, aun literariamente, a esta obra, que no desme­rece frente al modelo pagano que San Am­brosio quiere borrar del ánimo de los neó­fitos, de los catecúmenos y de los clérigos.

I. Cazzaniga