Lo Santo. La irradiación en la idea de lo divino y su relación con lo racional, Rudolf Otto

[Das Heilige; das Irrationale an der Idee des Góttlichen und sein Verhaltniss zum Rationalen]. Rudolf Otto (1869-1937) publicó en 1917 este libro en el que, como su título indica, se propone aislar los elementos irra­cionales de la categoría de lo santo.

Si­guiendo las huellas de Schleiermacher, que en la religiosidad veía esencialmente un sentimiento, Otto identifica lo santo con el sentimiento de espanto e inquietud, en que se advierte el «numen praesens»: de aquí el término «numinoso» acuñado por él para designarlo. Momentos de lo «numinoso» son el «mysterium tremendum», lo fascinador y lo portentoso. Expresiones directas de este elemental sentimiento, con su polaridad, se pueden rastrear en la mística de todos los tiempos, en el Antiguo Testamento, pero también en el Nuevo y en Lutero. Pero lo irracional divino, para expresarse y comunicarse, se asocia en la religión con conceptos que no son su expresión ade­cuada, pero le sirven de sostén, la «esque­matizan», escribe Otto, haciendo suya una teoría del filósofo Fries. Así, las ideas ra­cionales de justicia y de voluntad moral esquematizan lo «tremendum» del misterio divino, que adquiere de este modo una con­figuración y una dignidad morales, mientras el elemento fascinador es representado es­quemáticamente por las ideas de bondad, misericordia, gracia, y lo portentoso en la idea de absoluto y en los atributos metafísicos de Dios. La síntesis «a priori» de los momentos racionales e irracionales consti­tuye la categoría de lo sagrado.

En las re­ligiones superiores, en particular en el Cris­tianismo, el momento ético adquiere una importancia predominante en el sentimien­to de lo santo, pero éste no se resuelve nunca enteramente en moral. La importan­cia del libro consiste en la apelación a los sentimientos elementales siempre presentes en toda religión evolucionada.

G. Miegge