La Resurrección de los Muertos, Atenágoras

Tratado atribuido a Atenágoras, apologista cristiano griego (siglo II), autor de la Em­bajada en favor de los cristianos (v.), con­servado en un manuscrito de Areta, de 914. El autor se refiere al problema de la resu­rrección de los cuerpos, que no había sido resuelto por completo en las obras de Taciano y San Justino, para intentar resolverlo a su vez en una forma que demuestra hasta qué punto se mantenía viva la filosofía griega.

Aun admitiendo naturalmente la su­perioridad de la fe sobre la ciencia filosófica, Atenágoras, más que sus precursores, se siente inclinado hacia una inteligencia con la filosofía y el paganismo en general. La doctrina de la resurrección del cuerpo es afirmada con gran energía y decisión basándose en observaciones de carácter filosófico que se refieren al concepto de la sabiduría, de la potencia, de la justicia, de la divinidad y al destino del hombre mismo. El proble­ma, ya bosquejado en la Embajada, es aquí tratado a fondo; es particularmente intere­sante el capítulo XVI, «Sobre la resurrec­ción», para el conocimiento del concepto de los ángeles y porque en él aparecen conciliados el concepto de la inmortalidad del alma con el de la resurrección de los cuer­pos (resulta notable que en él no se hable de la resurrección de Cristo).

El estilo de Ate­nágoras, menos vivo que el de San Justino, es sin embargo más regular y mesurado. La obra es importante porque trata de un pro­blema bastante discutido en el siglo II y es la expresión de un momento bastante significativo en la historia de las relaciones entre la filosofía griega y el Cristianismo.

C. Schick