La Caída de una Virgen Consagrada, San Ambrosio y San Niceas de Remesiana

[De lapsu virginis consecratae]. Título de dos homilías latinas, de San Ambrosio y San Niceas de Remesiana; respecto a una obrita griega de igual título, de San Basilio, baste con su mera mención. La primera homilía fue atribuida por la mayoría, pero erróneamente, a San Niceas de Remesia­na (siglos IV-V) el probable autor del Te Deum (v.), pero con toda probabili­dad debe adscribirse a San Ambrosio. Es un vehementísimo dicterio contra la virgen consagrada Susana, por haber violado el voto de castidad y haber matado el fruto de su pecado: dolor, indignación, ira y pie­dad conmueven el alma del Obispo que aniquila a la infeliz bajo el azote de su te­rrible oratoria, amenazándola con los ho­rrores de las penas infernales si no se aviene a hacer espontánea y durísima pe­nitencia. El estilo es muy parecido al de las Controversias (v.) de Séneca el viejo (que ejercieron sobre esta obrita notable influjo); todo inclina a pensar que se trata de un ejercicio homiliario en torno a un tema irreal que cobra vida de la figura fingida, falsamente timorata y pecaminosa de Susa­na. Cierto es que por el calor de convic­ción, por el enojo y sentimiento de peniten­cia, éste figura entre los sermones más sig­nificativos de San Ambrosio, y quedó como insuperado modelo de ellos; es característico el estilo iconográfico de los últimos capítu­los. Una homilía sobre el mismo tema, pero presentada en forma de epístola (¿pasto­ral?), es la recientemente hallada (que al­gunos querrían, con poca consistencia, atri­buir a San Niceas de Remesiana), muy inferior en cualidades artísticas y en calor de sentimientos al precedente escrito’ de San Ambrosio, y que desde el siglo VII fue confundida con el escrito homónimo de Niceas.

I. Cazzaniga