Espejo Mayor, Vincent de Beauvais

[Speculum majus]. Enciclopedia recopilada por el dominico fran­cés Vincent de Beauvais, en latín Bellovacense (siglo XIII) y uno de los docu­mentos más notables de la cultura medie­val. Publicada en 1473-76, apareció muy pronto como un poderoso auxiliar de una cultura escolástica, digna de ser todavía consultada en los tiempos de renovación humanística, y que con mayor razón se tra­tó de revalorizar en la Contrarreforma ca­tólica, como se advierte en la monumen­tal edición de 1591.

El Espejo mayor es la reunión de cuatro grandes tratados que a menudo se citan por separado, como obras independientes: el «Espejo natural», «Doc­trinal», «Moral» e «Histórico». Esta gran enciclopedia latina recopila cuanto se sa­bía en la Edad Media en todos los aspectos del saber y, salvaguardando siempre la ver­dad de la fe, se guía por un propósito neta­mente racional y cultural: el de examinar todos los hechos posibles, para armonizarlos en una visión religiosa del mundo. El «Es­pejo natural» [«Speculum naturale»], di­vidido en 32 libros, trata de la creación del mundo, de Dios y de los ángeles, del mun­do sensible, de la luz y del cielo, luego de los elementos y de los cuerpos de la tierra, entre ellos los metales y las piedras precio­sas (esta parte fue especialmente apreciada en la Edad Media para la ciencia lapida­ria) : siguen clasificaciones de plantas de todos los géneros y finalmente de animales.

Termina este tratado con el estudio sobre el alma humana y el hombre, señor de la naturaleza. El «Espejo doctrinal» [«Specu­lum doctrínale»], dividido en 17 libios, es­tudia las definiciones de la filosofía, de la gramática, de la lógica, de la retórica y de la poética. Son particularmente examina­das las ciencias del derecho, de la economía y de la política; las diversas acciones son juzgadas según la ley, y se mencionan los necesarios castigos para las culpas y de­litos. Una parte interesante es la que tra­ta de la artesanía, dentro de la cual se hallan la agricultura, la caza y las profe­siones, entre las que predomina la medi­cina, tanto teórica como práctica, con sus afines, las ciencias matemáticas y físicas. La teología ocupa también el debido lu­gar en la ciencia humana propiamente di­cha.

El «Espejo moral» [«Speculum morale»], en 3 libros, con diversas partes y divisiones, habla de los diferentes pecados y defectos humanos y examina algunos vi­cios como la avaricia y la ira, dañosos a la sociedad además de perjudiciales para el individuo. La religión, con sus dictáme­nes, es el fundamento de una justa orde­nación social. El «Espejo histórico» [«Spe­culum historíale»], en 31 libros, es una abundantísima recopilación de hechos his­tóricos, dividida en partes, que va de la historia antigua a la contemporánea del autor. Enorme repertorio de noticias, pre­senta en diversas narraciones la historia desde los orígenes del mundo y de los án­geles hasta Babilonia y Moisés, la griega, la oriental y latina, comprendiendo con­juntamente a los poetas y sus biografías. Notable es la tentativa de fundir la histo­ria civil con la eclesiástica, desde la caída del Imperio romano hasta Carlomagno y las dinastías de Sajonia y Franconia.

Con­tiene importantes referencias a las leyen­das medievales, desde la de Tundal hasta la idea del Anticristo y su próxima apari­ción en la historia de la humanidad. La obra termina con una profesión de fe en Dios y el deseo de que todos los vivos puedan encontrar en la ciencia una seguridad de juicio para la misma vida. Admirable tes­timonio de la cultura, el Espejo mayor (al­guna vez llamado Espejo cuádruple [Spe­culum quadruplex], puede considerarse como la obra más completa del enciclope­dismo escolástico de fuente francesa, así como del europeo de la época anterior a Santo Tomás de Aquino.

C. Cordié