Epístola de Jeremías

La carta atri­buida a Jeremías es añadida por la Vulgata (v. Biblia) al libro de Baruc (v.), del cual forma el capítulo VI. Pero es una unión puramente material que resulta de la disposición consecutiva de los dos es­critos, del todo independientes entre sí.

En los Setenta y en otras antiguas versio­nes, la epístola está colocada inmediatamen­te después de las Lamentaciones (v.) y antes de Baruc. Fue escrita a los deste­rrados de Babilonia, e insiste en los peli­gros de la idolatría, demostrando que los ídolos son obras humanas sin vida, cosas insensibles, de ninguna utilidad, impotentes para ayudarse a sí mismos y para defenderse. Esta epístola no se halla en el canon hebreo, sino en las versiones de los Se­tenta y de la Vulgata latina; la Iglesia ca­tólica la considera como libro inspirado canónico.

G. Boson