El Ángel Sellado, Nikolaj Semenovic Leskov

[Zapecatlennyj ángel]. Relato del escritor ruso Nikolaj Semenovic Leskov (1831-1895), publicado en 1874. Aprovechando sus conocidos estu­dios sobre el «raskol» (cisma) y en general sobre las sectas rusas, Leskov representa los ambientes de los «raskólnikos» llamados «viejos creyentes» cristianos que, separados de la corrupción del clero, se reunían en comunidad para adorar iconos de gran va­lor conservados y transmitidos de padres a hijos en el ámbito de la secta. Debido a las fracasadas intrigas de un «raskolnik», las imágenes de una comunidad son incau­tadas, y a un ángel, pintura de raro valor y tenida en gran honor por los sectarios, un funcionario le pone un sello sobre la cara. Los viejos creyentes que trabajan en la construcción de un puente, ayudados por un ingeniero inglés que dirige su trabajo y se compadece de ellos, hacen todo lo po­sible para recobrar su ángel sellado y al fin lo consiguen, debido a que el arzobis­po ortodoxo les perdona y les exhorta a entrar en la gran comunidad de la Iglesia. Y el significado moral del relato, llevado con gran sentido de la invención y de los caracteres, reside en mostrar que para com­batir a los viejos creyentes y atraerlos al seno de la Iglesia el único medio eficaz era mejorar las costumbres del clero. En mitad de la narración, un «raskolnik» encuentra un ermitaño ortodoxo verdaderamente sabio y piadoso y exclama: «¡Oh, Señor!, si en el seno de la Iglesia hay dos hombres más de este tipo, estamos perdidos porque éste está verdaderamente lleno de amor». Se le reconoce a Leskov el mérito de haber ilu­minado a todo Europa sobre las costumbres religiosas de la Rusia de su época y de ha­ber contribuido no poco, con su obra, al conocimiento de la mentalidad y de las costumbres de su pueblo. Trad. italiana de Etore Lo Gatto (Roma, 1925) y de Bruno del Re (Milán, 1946).

G. Kraisky