De los Signos que Aparecerán antes del Juicio, Gonzalo de Berceo

Poema escrito en «cua­derna vía» del autor español Gonzalo de Berceo (nacido en la Rioja a fines del siglo XII). Al principio del poema el au­tor nos declara qué quiere «contar un poco de ratiello» un sermón tomado de un «sancto libriello» que hizo San Jerónimo. El autor se refiere indudablemente a la tra­ducción de la Biblia (v.) hecha por el San­to, pues no consta que San Jerónimo escri­biera una obra original sobre los aconte­cimientos del Juicio Final y además Ber­ceo dice que lo encontró en los textos he­breos. El poema es una enumeración de las señales que anunciarán el advenimiento de Cristo para juzgar a los buenos y a los malos. Así el poeta va describiendo estas señales catastróficas: el temporal, el mar que subirá a las nubes, las inundaciones, el espanto de los animales, el derrumba­miento de los edificios, la resurrección de los muertos, etc. Describe después el juicio, las penas de los condenados y la felicidad de los bienaventurados. La finalidad del poema es eminentemente religiosa y moral, como ocurre siempre en Berceo: que todo lo descrito sirva al buen fin de mejorar la vida para así poder entrar en la gloria. Este poema no puede figurar entre los me­jores de Berceo y el uso de los tetrástrofos es evidentemente algo imperfecto.