Contra los Paganos, Arnobio

[Adversus nationes]. Obra apologética en siete libros compuesta por Arnobio (260?-327), alrede­dor de 305, como prueba de su conversión a la fe. El primer libro contiene una ceñida y lógica defensa frente a las acusaciones que habían levantado los paganos contra el Cristianismo; el segundo ilustra el valor teológico en que se funda la nueva reli­gión; el tercero y el cuarto, además de dis­culpar a los cristianos de toda acusación de impiedad, pinta un exacto cuadro de las brutalidades de los sistemas y de la mate­rialidad de los cultos paganos; de aquí se deduce, como consecuencia, en los tres úl­timos libros, que los verdaderos impíos son los paganos, que atraen sobre la tierra los castigos de la divinidad. La obra, a la que el autor no dio el último repaso y que por esto, en su última parte, parece más una serie de apuntes por desarrollar orgánica­mente que un exhaustivo tratado, no es tan profunda en el conocimiento de la teología cristiana como en el de las tradiciones ri­tuales paganas.

Es el escrito de un neófito; la polémica contra los paganos no interesa por su desarrollo de motivos apologéticos, pues, por el contrario, en la mayor parte de sus argumentaciones, poco fundadas en el conocimiento textual de las Sagradas Escri­turas, se demuestra insuficiente; importa, en cambio, por los buenos textos clásicos de mitología y liturgia grecorromana, que Arnobio, antiguo profesor de retórica, ma­nejó y atesoró en la composición de la obra. El monoteísmo de Arnobio es más estoico que cristiano, pero, por ser conce­bido con fervor y fe por un ardiente tem­peramento de africano, puede hasta ser dis­culpado de las acusaciones de heterodoxia, y legitimado en su ideología religiosa por el soplo de misticismo nada tibio que ani­ma toda la obra. La edición crítica más reciente es la de Concetto Marchesi.

F. Della Corte