Sátira de los Filósofos Paganos, Ermia

Bajo el nombre de un tal Ermia, que por lo de­más nos es desconocido, se transmitió a la tradición cristiana una burla de los filóso­fos paganos que es una violenta revisión de todos los grandes maestros de la Antigüe­dad precristiana. Siendo totalmente desco­nocido el autor, no ha sido posible esta­blecer con argumentos seguros la fecha de composición de este escrito, si bien puede asignarse indiferentemente a un período de tiempo comprendido entre los siglos II y el V.

Las analogías de esta obrita con las apologías del Cristianismo del siglo II, po­drían justificar la asignación más antigua. La argumentación del autor consiste en poner de relieve las contradicciones en que incurrieron evidentemente los principales maestros de la filosofía griega. Pero éste es un tema tan familiar a Taciano como a Teófilo Antíoco. La reseña, plena de mor­dacidad y sarcasmo, no está exenta de brío, si bien se complace en simplificacio­nes audaces y abunda en la caricatura. El estilo del escritor semeja el de Luciano, pero es burdamente chismoso y carente del menor aticismo. Lo que impresiona es la ausencia de toda alusión al neoplatonismo. Argumento de más para que se remonte el escrito a fines del siglo II o a los pri­meros años del III.

E. Buonaiuti