Los Engañados

[Gli ingannati]. Co­media en cinco actos, atribuida genérica­mente a los Académicos «Intronati», de autor desconocido, probablemente uno de los mismos académicos; fue representada en 1531.

El anciano Gherardo quiere casarse con la hija de su amigo Virginio, Lelia; pero ésta escapa de las monjas que la vigi­laban y, disfrazada de hombre, entra al ser­vicio de Flaminio, del que está enamorada. Sin embargo, el joven ama a Isabella, hija de Gherardo, que, a su vez, se enamora del falso servidor. He aquí que llega Fabrizio, un hermano de Lelia, al que se creía muerto en el saqueo de Roma; éste, muy parecido a su hermana, es confundido con ella por Isabella, que se le entrega.

Las bo­das entre Isabella y Fabrizio y entre Lelia y Flaminio acaban con la serie de los enga­ños. Es ésta una de las primeras derivacio­nes de los Meneemos (v.) de Plauto y, más directamente, de la Calandria (v.) de Bibbiena, cuyos motivos tendrán un gran éxito en el teatro italiano del s. XVI. Asu­me una particular importancia tanto por su construcción, rectilínea y armónica, como por el feliz juego de las pasiones de las dos mujeres, verdaderas protagonistas de la comedia, como, finalmente, por la intro­ducción de personajes típicos como el pe­dante, presumido y cobarde Malevolti, capi­tán español.

Su influencia fue grandísima incluso en el extranjero: en Francia, donde tuvo mucho éxito el motivo de la mujer que, disfrazada, entra como criado de su amado, se derivaron de ella la anónima Perselide ou Constance d’amour, Les busés de Charles Estienne y, en parte, la Venitienne de Houdart de la Motte; en Inglate­rra los anónimos Espantajos [The Bugbears] y Día de mayo [May-Day] de Chapman, y Noche de Epifanía (v.) de Shespeare; en España los Decepti, en latín, de Juan Pérez y la Comedia de los engañados (v. Teatro de Lope de Rueda).

U. Dèttore