Las Riñas en Chioggia, Carlo Goldoni

[Le Baruffe Chiozzotte]. Comedia en tres actos de Carlo Goldoni (1707-1793), en dialecto veneciano con alteraciones propias de Chioggia, es­trenada en 1762.

Es una comedia de acción, cuyo primordial interés reside en los des­enfadados comadreos de las mujeres, aca­bada y madura manifestación de aquel tea­tro de intriga caro a Goldoni, que desde Chismorreos de mujeres (v.) a las Campe­sinas (v.) y al Huertecillo (v.), sigue una línea ascendente consiguiendo ahondar siem­pre más en el espíritu y el drama de la sociedad de su tiempo. La acción se des­arrolla en una pequeña colonia de pesca­dores, gente de vida y espíritu rudos, pero clara, límpida, esencialmente sana. Toffolo ofrece calabaza cocida a Lucietta, prometi­da de Titta-Nane, y este acto sencillo ori­gina toda la historia que se desarrolla me­diante una serie de habladurías y de celos entre Checca, que ama a Toffolo, y Lu­cietta por un lado, y entre Titta-Nane y Toffolo por otro. En el espíritu elementalísimo de estos personajes, las habladurías no pueden agotarse por sí mismas y pronto se convierten en actos y drama: relampa­guean los cuchillos, la prudencia de maese Toni ya no es suficiente y ha de interve­nir la fuerza pública.

Luego todo se calma, vuelve la paz a los espíritus agitados y dos bodas la rubrican. El verdadero protago­nista de las comedias y de ésta en particu­lar es el contrapunto de los valores huma­nos. En otras obras, como en Casa nueva (v.) y en El abanico (v.), el movimiento de toda la intriga se desarrolla alrededor de un objeto inanimado que lo ha motivado, y asume así un fino y elegante tono humo­rístico; aquí, en cambio, el elemento ani­mador está en los mismos hombres, en sus cualidades y sus defectos, en su capacidad de benevolencia y de rencor, de ingenuidad y de socarronería, en una palabra, en su universal humanidad que sufre y goza y va siempre de buena fe. De aquí el sentido trágico que no llega a estallar nunca, ni jamás llega a hacerse consciente, pero que permanece constantemente como base del teatro goldoniano y que constituye su prin­cipal elemento.

U. Déttore

*    La comedia fue puesta en música por Tommaso Benvenuti (1838-1906), Florencia, 1895; por Leone Franco (n. en 1865), Milán, 1920; y por Giovanni Francesco Malipiero (n. en 1882), tercera parte de las Tres co­medias goldonianas representadas en Darmstadt en 1926. Leone Sinigaglia (n. en 1868) se inspiró en ella para la conocida ober­tura op. 32 (1905), que es una de las más vivas del posromanticismo italiano.