Las Avispas, Aristófanes

El motivo conductor de la comedia es la polémica contra el demagogo Cleón, entonces en el poder. Filocleón es un viejo sediento de pleitos judiciales que preside como juez. Su hijo Bdlycleón, tras haber tratado por todos los me­dios de impedir que su padre participe en el diario sorteo de los jueces, lo convence para que haga de juez en su propia casa, y para ello le prepara en seguida un proce­so: el perro del demos de Citadene acusa a Labes, perro del demos de Exone, de haber robado queso siciliano (una alusión al proceso contra la hechicera Laques). Bdlycleón enternece a su padre mostrándole los cachorros del acusado y a la fuerza le arranca la absolución. Pero el viejo está todo menos convencido de ello. La comedia concluye con un banquete en el que Filocleón se exhibe en una danza grotesca. Las «avispas» son sus semejantes que acuden en tropel a los tribunales.