La Misa Nueva, Carlo Porta

[La messa noeuva]. Cuento en verso escrito en dialecto milanés por Carlo Porta (1776-1821), una de las más divertidas y francamente boccaccescas de sus Poesías.

Un beato falso y bribón, de profesión sepulturero de la catedral, se levanta una mañana muy temprano para ir a misa. Así lo dice a su mujer, la «sora Peppa», que, contenta de la pie­dad de él, vuelve a dormirse feliz. Pero el bribón ha sido acometido de una mala tentación y se dirige a un burdel. Al lle­gar aquí, después de una descripción, por decirlo así, técnica del ambiente, vemos a nuestro héroe atrapado en la misma juga­da que se había propuesto hacer a la ad­ministración de aquel sitio: porque una moneda falsa que ha entregado es llevada, mientras espera el cambio, a una taberna cercana, donde, examinada por dos gen­darmes, es causa de la detención del bri­bón, que sale muy mohíno entre los es­birros mientras los niños de la doctrina le ven conducir al puesto de policía de Santa Margherita. Pero, impertérrito, el sepultu­rero es dejado en libertad al cabo de dos horas, y la «sora Peppa» tiene el gran con­suelo de verle volver contento y tan cam­pante que «vuelve a misa mayor también con ella».

La sátira desbordada y compleja del beato hipócrita y sensual queda aquí atenuada en narración alegremente ridícula. El mismo metro, libre en sus movimien­tos y en sus estrofas, parece guiado por el deseo de presentar con procedimientos in­esperados un tema tan poco habitual para ser narrado en verso, con la penetración de la verdad psicológica y con la potencia de descripción, que hacen de Porta un gran representante del nuevo «realismo» del siglo XIX.

C. Cordié