La Mandrágora, N. Maquiavelo

Comedia en 5 actos

El anciano micer Nicia y su bella esposa Lucrezia se sienten desilusionados por no tener hijos. De esto y de la estulticia de Nicia se aprovecha Callimaco, que está enamorado de Lucrezia. Con la ayuda del alca­huete Ligurio se hace pasar por un famoso médico y ase­gura a Niela que Lucrezia tendrá un niño si toma una po­ción de mandrágora, pero que significa una muerte segu­ra yacer poco después con ella; a renglón seguido lo con­vence de que necesita encontrar a un pobretón que se preste a la obra aquella noche.

Para convencer a Lucre­zia cuentan con la ayuda de su boba madre Sostrata y del cínico fray Timoteo. Naturalmente, es el disfrazado Callimaco quien aquella noche yacerá en el lecho de Lu­crezia: la cual, al tener conocimiento de la ligereza de su marido, no dudará en elegir a Callimaco como su señor.