La Confusión de un Jardín, Agustín Moreto

Co­media de Agustín Moreto (1618-1669), segu­ramente del final de su vida. Se publicó póstuma en Parte tercera de comedias de Moreto, 1674. Corresponde al género de ca­pa y espada o de enredo, con galanes y da­mas, dentro de la escuela de Calderón, pero de innegable estilo propio del autor. El ambiente del fino dramaturgo, del tono delicado, de los matices íntimos, de fondos musicales, puede en el propio título y sen­tido de esta obra encontrar su mejor ex­presión. Así, en la escena, el jardín, los árboles, la fuente en medio de la noche, esfuman las figuras de los personajes. En lo oscuro, los bultos de galanes y damas, no llegan a percibirse. Como dice bella­mente el poeta, la noche «toda de sombra es un lago»; el jardín, entre sus tapias, pue­de esconder «aún al sol entre árboles y olvido»; el sol se había llevado consigo a las estrellas, y el aire «apuesta al olvido, a ser / sepulcro de resplandores». La dama se oculta entre las sombras del jardín. Pa­rece como si en un cuadro preimpresionista se fundiesen, en el ambiente tibio y per­fumado, hombres y árboles: «Gran arbole­da allí se me figura, / si no es que allí las nubes se han bajado / …Retirarme a los árboles elijo / …Y pues me ayuda / la oscuridad, encierre la arboleda / mis pa­sos y mi voz en sombra muda». Luis Fernández-Guerra y Orbe, supone que en los actos II y III pudo colaborar otro autor con Moreto, acaso Figueroa, tesis que cree­mos infundada. Se basa el argumento de la comedia en la novela de Castillo Solórzano La confusión de una noche (inserta en sus Alivios de Casandra). Scarron imitó el tema en su Román comique. Hartzenbusch refundió la comedia de Moreto, adaptándola a la escena de su siglo.

A. Valbuena Prat