La Clicia, Niccoló Machiavelli

[La CliziaJ. Comedia en cin­co actos de Niccoló Machiavelli (1469-1527), posterior a la Mandragora (v.), aunque no se sabe en cuánto, tomando como modelo la Casina (v.) de Plauto; pero el modelo latino sirve, como a menudo ocurre con los dramaturgos del Renacimiento, de tema con­ductor para una variación en la que la personalidad poética del nuevo autor im­prime su propio acento y el tono moral de la nueva cultura. Messer Nicómaco, hasta entonces digno ciudadano y ahora senil ena­morado de su pupila Clicia, piensa en darla como esposa ficticia a un familiar suyo; el engaño no tiene éxito ya que los suyos le engañan a su vez colocándole junto al jo­venzuelo Siró; y cuando vuelve Raimundo, el padre ausente de Clicia, la muchacha pue­de casarse honradamente con el joven Cleandro, hijo de Nicómaco. La comedia se de­fine sobre todo por la caracterización amar­gada del viejo enamorado, ora irrisorio, ora observado casi con piedad; los demás per­sonajes que le rodean no tienen más ob­jeto que reflejar su caso, proyectándolo de maneras diferentes, y luego tomando todos parte en la grotesca y orgiástica befa que desatará el nudo de la pasión senil, resta­bleciendo el justo equilibrio y preparando la alegría de los jóvenes enamorados. Tam­bién se advierte en ella una cierta tenden­cia florentina, que parece quiera encerrar en el círculo de la muralla ciudadana la verdad de la comedia antigua, y jugar sa­biamente en torno al atrevido tema, para terminar llevando todo y todos, al fin, a una norma de acertado equilibrio y sabi­duría.

M. Apollonio