La Cintia de Aranjuez, Gabriel del Corral

Miscelánea de prosas y versos del poeta vallisoletano Gabriel del Corral (1588-1646) publicada en el año 1629 en Madrid. Su estructura se aproxima a la de una novela pastoril, si bien el propio Corral ha de informarnos en el prólogo, dedicado a don Jorge de Tovar Valderrama y Loaysa, «que todos los versos que contiene este volumen estaban escritos antes del intento; y para hacerlos tolerables, los engarcé en estas prosas y acompañé con estos discursos, no me atreviendo a publi­car rimas desnudas, donde tienen conocido peligro los ingenios más sazonados». A ve­ces los recursos para trufar los versos en el relato son tan elementales como el en­cuentro por el pastor Perecindo de un ca­ballo perdido, con el equipaje de un caba­llero, en el que se encuentra una serie de epigramas, que transcribe y son excelentes. La acción, muy complicada y en la que in­terviene una caterva de pastores y pastoras, gira alrededor de los amores de Cintia, que no es sino una ilustre dama cuyo amor se disputan varios pretendientes. Todo termina felizmente y para celebrarlo y festejar las bodas finales organizan grandes regocijos. Probablemente la novela, como todas las de su género, tiene una base histórica y una clave que a sus contemporáneos les serviría para reconocer a los distintos personajes. Son notables los versos, en que a más de los epigramas aludidos hay églogas, romances, silvas, décimas, endechas y toda clase de combinaciones métricas, sirviendo la mayor diversidad de asuntos. Es digna de notarse su «Fábula de las tres diosas», burlesca, en estilo de las de Polo de Medina, de las que es anterior en la impresión, aunque segura­mente no en la escritura.

J. M.a de Cossío