Fray Deodato, Carlo Porta

[Fraa Diodatt]. Narra­ción en sextinas del poeta milanés Carlo Porta (1776-1821); junto a Fray Junípero (v.) y al Viaje de Fra’ Condotto, representa en sus Poesías la sátira anticlerical más entretenida y menos malévola. Fingiendo seguir la narración legendaria de un libro devoto (y recogiendo varias tradiciones me­dievales) el poeta presenta a su modo la historia de un milagro. Fray Deodato de Toloso., una hermosa tarde de estío canta las vísperas con sus compañeros, cuando, de pronto, se eleva en el aire y se va volando. Todos los frailes salen para ver el vuelo, hasta que su compañero — guardián del convento — desaparece en el horizonte. Pasa el tiempo; se termina creyéndolo santo y llevado al cielo. Como era el guardián, aho­ra eligen a otro más gordo que él, ponen también buenas rejas a las ventanas para que no se les escape. Después de ciento diez años, en tanto que otros padres están en el refectorio, un desconocido llama a la puerta y va directamente hacia ellos; todos se asustan de su rostro descompuesto y de su hábito sucio, sobre todo cuando vienen a saber que se trata de fray Deodato. ¡Y él que sólo creía haber estado fuera una me­dia hora! El nuevo guardián, que había leído una vez el caso milagroso entre los papeles del convento, informa a los com­pañeros; éstos honran al redivivo, que muere poco después santamente y va de ve­ras al paraíso. La fábula, toda ella en tono discretamente burlón, es viva, tiene «vis cómica» y una fuerza de expresión que sobrepasa la de las habituales piezas sa­tíricas y coloca esta narración en un plano exquisitamente poético.

C. Cordié