El Mercader de Venecia, W. Shakespeare

Comedia en 5 actos, en verso y en prosa

El no­ble veneciano Bassanio pide a su amigo Antonio, un rico mercader veneciano, tres mil ducados para hacer digna­mente la corte a la rica Porzia. Antonio se hace prestar el dinero por el usurero judío Shylock, que pretende como garantía, si la suma no fuera pagada el día fijado, el derecho a tomar una libra de carne del cuerpo de An­tonio. Bassanio, acompañado por su amigo Graziano, obtiene la mano de Porzia al superar una prueba puesta por el padre de ella. Por su parte, Graziano se casa con Nerissa, la doncella de Porzia.

Entre tanto Gessica, hija de Shylock, ha huido con un cristiano, Lorenzo, sustrayéndole dinero al padre, y ha sido desheredada. Llegan noticias de que las naves de Antonio han naufragado y de que no ha satifecho la deuda a su vencimiento; Shylock reclama la libra de carne. Porzia, disfrazada de abogado, expone la causa de Antonio delante del dux, de­mostrando que, si bien Shylock tiene derecho a la carne, debe apropiarse de ella sin que sea derramada una sola gota de la sangre de Antonio, si no quiere incurrir en el castigo capital que corresponde a todo aquel que atenta contra la vida de un veneciano.

El dux perdona la vida a Shylock pero confisca sus bienes, que serán divididos entre Antonio y el Estado veneciano. Antonio renuncia a su parte, con la condición de que Shylock se convierta al cristianismo y legue sus bienes a Lorenzo y Gessica. Al­gunas de las naves de Antonio regresan a puerto intactas.