El Inspector, N. Gógol

Comedia en 5 actos

En una ciudad de provincias el alcalde Skvosniak-Dmujánovski es informado de la próxima llegada de un ins­pector del gobierno, probablemente de incógnito, Los corruptos notables del pueblo (el juez Liapkin-Tiapkin, el director de Enseñanza, Jlópov, Semlianika, el superin­tendente de beneficiencia, y algunos otros más), espan­tados, toman al joven empleado petersburgués Jléstakov, de paso por la ciudad, por el misterioso inspector.

Invi­tado a casa del alcalde, abrumado por agasajos, seduci­do con ofertas de dinero, primero tímidas y luego desca­radas, Jléstakov, una vez caído en la cuenta del equívo­co (ayudado en esto por su criado Osip, más astuto que su amo para las situaciones prácticas), se aprovecha cuan­to puede de la situación y parte justo antes de que el fun­cionario de correos abra, por una inveterada costumbre, una carta suya descubriendo el engaño. Mientras, es anunciada la llegada del verdadero inspector.