El Diputado, Branislav Nusic

[Narodni Poslanik]. Es una de las mejores comedias del popularísimo comediógrafo servio, escrita en 1896 y publicada en 1924. El autor pone de relieve todas las fa­cetas cómicas de la campaña electoral en una población provinciana mientras hier­ven las intrigas de los partidos, y las mu­jeres, presas de la locura general, incluso arreglan matrimonios de hijos y de sobri­nos con tal de que en la familia de la novia haya muchos; varones con derecho a voto. Sigue el día de las elecciones, lleno de mú­sicas, de cuadrillas de borrachos, de cuchi­cheos, de embrollos, de ansias. Apenas ce­rradas las urnas, la población se agolpa bajo las ventanas del negociante Jevrem Prokic, candidato gubernamental, y de su inquilino, el joven abogado Ivkovic, can­didato de la oposición. Desde ventanas con­tiguas, los dos candidatos dan gracias a la multitud con el mismo discurso.

Danica, hija de Prokic y novia de Ivkovic, para sa­car a su padre del atolladero, había copia­do el discurso del abogado. Sólo cuando la multitud grita «Viva el diputado Ivkovic» y «abajo Prokic», el negociante ve desvanecerse el sueño que le había costado bastan­te dinero ,,y al que había sacrificado la paz doméstica, mandando a paseo el noviazgo de su hija. Afortunadamente, Danica, más astuta que su padre, se había puesto de parte de la oposición. La vida real y sus aspectos cómicos son los mejores inspirado­res de Nusic, que sabe escoger con habili­dad los tipos y las situaciones; su nombre quedará siempre unido a esta comedia, en la que mejor que en ninguna otra de sus obras ha sabido resolver su problema, sin­tetizado en: «Riamos, es el único con­suelo».

U. Urbani