El Alquimista, Ben Jonson

[The Alchemist]. Co­media en cinco actos y en verso de Ben Jonson (1572-1637), representada en 1610 y publicada en 1612. Aparte de algunos moti­vos que derivan de Plauto (Mostellaria, v., y Poenulus, v.), Jonson recurrió a su varia erudición y a sus observaciones de tipos contemporáneos (alquimistas como Dee y Kelly y teólogos como Hugh Broughton). Algún parecido con El Candelero (v.) de Giordano Bruno parece ser fortuito. La comedia está dividida rígidamente en actos y escenas según los moldes clásicos, y están respetadas las unidades; la trama ha sido alabada por Coleridge y otros como una de las más perfectamente combinadas.

Durante la peste, habiendo Lovewit dejado su casa de Londres en custodia a su criado Face, éste introduce a algunos compadres, es decir Subtle, el alquimista, y su com­pañero Dol Common, y la casa es empleada para atraer a los necios a quienes el alqui­mista promete la piedra filosofal; entre las víctimas están Sir Epicure Mammón, caba­llero codicioso y lascivo; dos puritanos, Tribulation Wholesome y Ananias; Kastril, un joven pendenciero que busca un buen partido para su hermana Dame Pliant, y otros. Surly, un jugador, advierte el frau­de y trata de desenmascararlo presentándose vestido de español; al fin la serie de com­plicados enredos se encamina a la solución, que resulta de una porfía entre Subtle y Face, no sólo para llevar a buen puerto sus respectivos enredos, que peligran, sino para eliminar la posibilidad de éxito del antiguo compadre, que se ha convertido en rival. Face consigue ganar la porfía; en cuanto vuelve Lovewit, se reconcilia con él y acaba por casarse con Dame Pliant, mientras Subtle y Dol huyen. Sobre todo es admirable en esta comedia el juego de los episodios que se efectúa con elegante precisión que participa de la geometría y de la música.

M. Praz

La llamada inmediata de Jonson se diri­ge a la mente; su tono emotivo no reside en el verso simplemente sino en la pintura del conjunto. (E. Jaloux)