El Abanico de Lady Windermere, Oscar Wilde

(1892)

Come­dia en 4 actos de O. Wilde.

Lady Windermere está a pun­to de entregarse a lord Darlington, que la corteja, con­vencida de que su marido, del cual está todavía enamo­rada, la traiciona con una cierta señora Erlynne, mujer misteriosa y cautivadora.

En realidad, ésta es la madre, a la que se cree muerta desde hace tiempo, de la propia Lady Windermere, que abandonó a la niña para seguir a un hombre del que estaba enamorada.

Para evitar que su hija caiga en su mismo error, la convence, sin darse a co­nocer, de que debe volver con su marido. Pero, mientras tanto, Lord Windermere descubre, en casa de Darling­ton, un abanico de su mujer: será nuevamente la señora Erlynne quien salve la situación, comprometiéndose a sí misma. Una vez ha devuelto la felicidad a su hija, se ale­jará para siempre sin revelar su identidad.