Don Pilone o bien El falso santurrón, Girolamo Gigli

[Il don Pilone ovvero Il bacchettone fal­so]. Comedia en tres actos representada en 1711. Es en sustancia una reducción del Tartufo (v.) de Moliére, cuyo argumento repite, resumiéndolo en tres actos, cambiando a Orgon en Monsú Buonafede; a Damis en Sapino; a Tartuffe en Pilone y dejando a otros personajes los mismos nombres. Al arreglar el tema del poeta francés, Gigli, desinteresándose de la profunda materia moral y polémica de la comedia francesa, ha hecho más vivos los colores y más fácil, pero bur­lesca, su eficacia.

*      Al Don Pilone siguió en 1712 la come­dia en cinco actos La hermanita de don Pilone [La sorellina di don Pilone]. Aban­donando aquí la falsilla de Moliére, vuelve a caer de lleno en la farsa: Geronio, al volver a casa después de una larga ausen­cia, encuentra a su mujer, Eggidia, conver­tida en juguete del falso beato don Pilogio, el cual, después de haberla convertido en beata, está desvalijando la casa. Tiberino, secretario de Geronio, logra descubrir los planes de don Pilogio, y, a través de una serie de enredos, lo desenmascara, impidiéndole casarse con Menechina, ca­marera de Buoncompagno, amigo de su amo; se casa él mismo con ella, y obliga al beato a restituir todo lo mal adquirido y le hace casarse con Credenza, camarera de Egidia, en tanto que ésta se desespera al ver desplomarse a su ídolo. Alrededor de la figura de don Pilogio, que repite, con mayor perfidia, a Tartufo (v.) ya su copia, don Pilone, se agita todavía, en esta come­dia, el mundo de las máscaras, con enredos, danzas y músicas. U. Dèttore