Colometa la Gitana o El regreso de los Confinados, Emili Vilanova

Colometa la gitana o Lo regrés de los confináis]. Sainete en un acto y en prosa del costumbrista catalán Emili Vilanova (1840-1905), estrenado en Barcelona en 1896. Se trata de una breve situación es­cénica en la que una psicología de rasgos guiñolescos, una técnica sencilla y lineal y un argumento casi inexistente, a través de un lenguaje pintoresco y penetrante, de acusa­dos matices intuitivos, constituyen un «petit chef d’oeuvre» de notable valor literario. Colometa — la gitana — va a casarse con Seguidilles, hijo de Canyetes, cuando su pa­dre — Patllari — y su antiguo novio — Canu­to — están en la cárcel. Coloma — madre de Colometa — ha arreglado el matrimonio con fines exclusivamente comerciales. Mas he aquí que llegan inesperadamente los «con­finados», desarreglan — tempestuosamente — dichos planes y, en un final de discutible efecto teatral, huyen de la amenaza de la policía. El tema, que se aparta, por su exo­tismo, del mundo típico de Vilanova, la vie­ja Barcelona ochocentista de la que él ha sabido crear un verdadero mito literario (v. Escenas barcelonesas), tiene ya prece­dentes en sus narraciones cortas, y como ellas está tratado desde un ángulo superficial y pintoresco. El gran valor de la obra radica en su arquitectura lingüística, de fina inten­cionalidad, que hace pensar — a menudo — en un Salvador Espriu: «Que en tens de canela Ara mateix t’adelantaria un petó que empuja a flor de bec», «La raó és tota vostra: si la Padrina i el seu senyor no po­sen dificultáis, que entri la noblesa — los gitanos invitados a la boda de Colometa y Seguidilles — a la sala del davant; que s’acomodin honestament per térra (perqué tenim les cadires a embarnissar) i que mengin i beguin los vuit porrons i escurin la cassola i esclareixin les púes de la forquilla si hi queda cap filagarsa de bacallá».