Castillo Rackrent, María Edgeworth

[Castle Rackrent]. Novela de la escritora inglesa María Edgeworth (1767-1849), publicada en 1800. El al­deano Thomas Quirk, cuyo hijo Jason con­seguirá posesionarse de las tierras de los amos del castillo, cuenta las proezas de los diversos señores que se han sucedido, y consigue de este modo dar una representa­ción vivísima de la vida irlandesa del si­glo XVIII. A la muerte de Tallyhoo Rack­rent, le sucede en la propiedad y en el nom­bre sir Patrick O’Shaughlin, hospitalario, di­vertido amigo de la buena mesa que acaba por morir cantando, después de una de sus solemnes comilonas. Su sucesor, sir Murtagh, después de una vida transcurrida entre cau­sas y pleitos, muere a consecuencia de la excitación causada por un terrible alterca­do con su mujer: «se le rompió un vaso sanguíneo y toda la ley del país no pudo hacer nada en este caso». Después vino sir Kit, gran duelista; de manera que murió con una «bala en la parte vital». A su par­tida los más afligidos fueron los que habían hecho apuestas por su victoria. De las ges­tas de sir Candy, joven oficial y gran juga­dor, es cómica y patética la escena en que pide respuesta a un medio penique lanzado al aire para decidir si deberá casarse o no con la joven de la cual se siente enamorado, la sobrina de Thomas Quirk. La respuesta de la moneda es negativa. Las deudas con­traídas por la manía del juego le deciden, para evitarse las probabilidades de ir a la cárcel, a entrar en el Parlamento. Es inge­niosísimo el relato de la campaña electoral, la cual lleva a una completa ruina las finanzas del candidato. La última acción de su vida consiste en la apuesta a vaciar de un solo trago un cuerno lleno hasta los bordes, de ponche. «Ganó la apuesta, pero perdió la vida.» Walter Scott fue pródigo en alabanzas para la autora, «rebosante de buen humor, de ternura patética y de admirable buen gusto», y que había logrado «dar a conocer a los ingleses el carácter de sus alegres y cordiales vecinos de Irlanda».

A. Castelu