Barberina, Alfred de Musset

[Barberine]. Comedia en tres actos del Alfred de Musset (1810-1857). El conde bohemio Ulrico deja a su mujer Barberina, y se va a la corte de Matías Corvino de Hungría, a ser soldado y en busca de fortuna. En la corte el necio barón Astolfo, que se muestra escéptico para pa­recer inteligente y moderno, declara no creer en la virtud de la mujer, ni siquiera de la mujer de Ulrico. Nace, pues, una apuesta entre los dos: Astolfo irá al castillo bohemio para seducir a Barberina. Allá topa con la segura virtud de ella, que, al ver la insistencia del necio seductor, finge condescender, le deja esperándola en un salón, le encierra con llave, y luego desde un balcón lo avisa que está prisionero, y deberá hilar si quiere comer. El joven gri­ta; pero, finalmente, para no morirse de hambre, ha de tomar una rueca y un huso que están en la misma habitación. Así lo encuentran Ulrico, la reina, y los cortesanos que acudieron a ver el resultado de la apuesta. Está sacada del XXI canto de Bandello, con detalles del Decamerón (VI, 9, V) y del Cimbelino (v.) de Shakespeare: graciosa exaltación de la virtud femenina, del amor conyugal, adornada con colores novelescos y de fábula. Se sabe que el autor la concibió de joven, porque una primera redacción, en dos actos, La rueca de Barberina [La «quenouille de Barberine»], fue publicada en 1835, reducida luego en forma nueva, en tres actos, publicada en 1853 y recitada el 27 de febrero de 1882.

V. Luigli

Musset fue, sin haberlo pretendido, uno de nuestros grandes europeos; o lo sería si existiera una Europa soñadora en vez de la triste Europa de los políticos. (E. Jaloux)