Escolios a la Tebaida, Papinio Estacio

[Scholia in Thebaida]. De la Tebaida (v.), rica en narraciones mitológicas, se hicieron, desde su aparición, comentarios que no solamente encontramos en los ma­nuscritos de este autor en forma de notas, sino que a menudo se nos presentan solos, quizás porque, usados como repertorio mi­tológico, el poema que había servido de pretexto exegético, podía pasar así, dado su mediocre valor poético, a segunda lí­nea.

La misma naturaleza de los Escolios permite las más amplias posibilidades de interpolación, de manera que no es fácil el empleo de argumentos internos para es­tablecer la edad del comentario cuando precisamente tales elementos cronológicos pueden resultar añadiduras posteriores. También la paternidad es dudosa; el co­mentarista, que se llama Celio Firmiano Lactancio Plácido, fue también identifica­do con el padre de la Iglesia homónimo. Equivocadamente, puesto que nuestro co­mentarista es un pagano, convencido de los mitos que explica, y no un cristiano practicante.

De todo lo cual se desprende que, aunque la forma en que nos han lle­gado los Escolios a la Tebaida procede del siglo VI, con todo, el núcleo esencial, se­parado de las interpolaciones, está muy cercano a la época de Estacio, posiblemen­te a aquel mismo siglo II d. de C. en el que tanto interés se despertó por la mito­logía, hasta el punto de rehacer para uso de los escolares las Fábulas (v.) de Higino.

F. Della Corte