Escolios a los Poetas Dramáticos, Demetrio Triclinio

Obra de Demetrio Triclinio, el mejor filólogo bizantino del período de los Pa­leólogos, que vivió a principios del si­glo XIV.

Son comentarios a los poetas dra­máticos, notables no sólo porque se ade­lantan a la moderna crítica de textos, sino también porque no se limitan a las obras que eran comúnmente estudiadas en la época bizantina. Comprenden tres partes. Una recensión de las tragedias de Sófocles con escolios relativos especialmente a los cuatro primeros dramas: trabajo en el cual la actividad crítica del autor va demasiado lejos, introduciéndose en el texto cambios arbitrarios. Como durante mucho tiempo esta recensión fue considerada como la clásica, ocasionó una perniciosa influencia sobre la tradición del texto de Sófocles. Siguen escolios a cinco tragedias de Es­quilo, exceptuando Las Suplicantes (v.) y Las Coéforas (v. Orestiada): no son otra cosa que paráfrasis, con explicaciones mé­tricas a veces verdaderamente singulares, que conocemos por un códice autógrafo conservado en Nápoles.

A pesar de ocuparse mucho de métrica, Triclinio no con­siguió llevar a cabo un buen trabajo en este campo. La pérdida absoluta del senti­do de la cantidad silábica hace que, a pe­sar de sus grandes estudios e innumera­bles investigaciones, estos tratados no sean a menudo más que un cúmulo de errores. Naturalmente que hay casos en que el jui­cio de Demetrio Triclinio es justo y opor­tuno. Y finalmente, los escolios a Aristó­fanes, de los cuales nos ha llegado muy poca cosa. Además de estos comentarios de obras de poetas dramáticos, tenemos de Demetrio Triclinio escolios a Píndaro con dos estudios métricos y una paráfrasis de las obras de este poeta; escolios a Teócrito y Hesíodo, de los cuales, empero, se ha conservado solamente algún fragmento poco significativo. Según parece deducirse de ta­les fragmentos, el estudio sobre Hesíodo no era tan completo como el que dedicaba a los demás poetas.

G. Porru