El Sueño de una noche de verano, W. Shakespeare

Para celebrar las bodas de Teso, du­que de Atenas, con Hipólita, reina de las Amazonas, al­gunos artesanos atenienses encabezados por el tejedor Bottom deciden representar Píramo y Tisbe, y se dirigen a un bosque para los ensayos. Allí van a parar también Lisandro y Herminia, que se aman y huyen de Atenas porque el padre de ella pretende darle como esposo a De­metrio; y éste los persigue, perseguido a su vez por Ele­na, una joven que está enamorada de él.

Oberón, rey de las hadas, y Puck, el duendecillo que está a su servicio, se divierten a costa de los cuatro jóvenes y de Titania, es­posa de Oberón, provocando entre ellos súbitas pasiones a base de encantamientos: Titania es su principal vícti­ma, embrujada por un filtro que la obliga a enamorarse del primero que ve. Y el primero en suerte es Bottom, a quien Puck ha trocado la cabeza por la de un asno.

La trama de equívocos, peleas y confusiones se aclara cuan­do Oberón deshace todos los encantamientos: el duque Teseo encuentra, tras muchos esfuerzos, a los enamora­dos y da su aprobación a las uniones basadas en los sen­timientos. Finalmente los artesanos representan su trage­dia, transformándola involuntariamente en una farsa y causando así el regocijo de la corte y del duque.